Save a Life by NHCPS

Shopping Cart

No products in the cart.

View All Courses

¿Cómo reaccionar cuando alguien se está asfixiando?

Mackenzie Thompson

by Mackenzie

Life Saver, NHCPS

posted on Aug 31, 2020 at 8:57 am

Importancia de la certificación en reanimación cardiopulmonar (RCP o CPR por sus siglas en inglés) 

girl-chokingCada año, más de 5,000 personas mueren por asfixia, y el riesgo afecta desproporcionadamente por grupos de edad, según afirma NSC.org. En 2015, de 5,051 personas que murieron por asfixia, 2,848 tenían más de 74 años. La respuesta adecuada de un individuo certificado en RCP es fundamental para reducir la mortalidad.

La asfixia es una situación médica en la que las líneas entre la respuesta de primeros auxilios y el RCP tienden a ser poco claras. Los individuos que sufren asfixia por una obstrucción completa de las vías respiratorias, así como una obstrucción parcial que reduce el flujo de aire hasta un extremo, son más propensos a perder el conocimiento y entrar en paro cardíaco.

Para mejorar la calidad de la atención y reducir la mortalidad, los profesionales de la salud y cualquier persona involucrada en el cuidado de otros, independientemente de entorno de atención , necesito entender cómo responder a la asfixia.

Cómo saber si una persona se está asfixiando

Es relativamente sencillo identificar señales de asfixia en adultos y niños de edad avanzada. Sin embargo, en el caso de bebés e infantes, estos suelen ser incapaces de expresarlas con facilidad.

Una señal universal de asfixia consiste en la persona agarrándose la garganta con las manos, pero no todas las personas tienen esta reacción.

En la Clínica Mayo se mencionan otros indicadores de asfixia, entre los que se incluyen:

Incapacidad para hablar
Dificultad en la respiración o ruidos inusuales (como chillidos causados por una obstrucción en las vías respiratorias)
Tos débil o fuerte
Enrojecimiento, con palidez y posterior cianosis (coloración azulada)
Decoloración azul u oscura en piel, labios y uñas
Pérdida de conciencia

Si no se trata la asfixia, la persona perderá el conocimiento. En estos casos los profesionales de salud suelen olvidar la línea de acción adecuada. Cuando esto sucede, la respuesta apropiada a la asfixia no son los empujes abdominales tradicionales, sino aplicar RCP

Formas comunes de responder ante una persona que se está asfixiando

Estar ante una persona que se está asfixiando constituye una emergencia. Primero pregunte: ¿se está asfixiando? Si la persona responde con palabras, anímela a seguir tosiendo. No obstante, si la persona ya no puede hablar, toser o respirar, se requiere una intervención inmediata. En ese momento, comuníquele que le hará empujes abdominales, y que para ello colocará las manos alrededor de su cintura.

Aunque parezca irrelevante explicar sus acciones, esto es indispensable para evitar que una persona empeore, particularmente en el caso de niños. Al respecto, es importante recordar que los empujes abdominales no se recomiendan para menores de un año.

Para realizar empujes abdominales en un adulto siga los siguientes pasos:

  1. posición le dará más fuerza para realizar los empujes abdominales, y le proporcionará apoyo para evitar que la persona se caiga, si ésta comienza a desmayarse
  2. Extienda la mano alrededor del abdomen, y ubique el ombligo.
  3. Con la mano en forma de puño, presione el lado del pulgar contra el abdomen por encima del ombligo. Si tiene las uñas largas, doble los dedos tanto como le sea posible. No se retraiga de prestar la ayuda suficiente o de aplicar la fuerza necesaria por miedo a lastimar a la persona, lo peor que puede hacer es no hacer nada.
  4. Verifique que no se encuentre presionando la zona de la apófisis xifoides (extensión cartilaginosa elevada en la base del esternón), ya que hacerlo podría ocasionar una lesión médica grave o un traumatismo en el corazón o los pulmones. Para evitarlo, coloque las manos siempre por encima del ombligo. La apófisis xifoides suele hallarse a un puño de distancia por debajo de la línea del pezón, pero en los niños su tamaño puede variar significativamente y suele ser más cartilaginosa.
  5. Tome su puño con la otra mano. Es casi imposible realizar los empujes abdominales con una sola mano, así que nunca omita este paso.
  6. Presione con fuerza el abdomen, y empuje hacia arriba al mismo tiempo. Imagine que intenta levantar a alguien con sus brazos. Permita el retroceso, y repita los empujes hasta que la persona expulse el objeto. 

Como medidas adicionales en primeros auxilios para casos de asfixia, dependiendo de la institución que proporcione las indicaciones de RCP, algunas sugieren golpes en la espalda para el caso de adultos, alternando cinco golpes en la espalda con cinco empujes abdominales. Para proporcionar los golpes en la espalda, párese justo al lado de la persona, coloque un brazo sobre el pecho de ésta, inclínela hacia adelante formando un ángulo de 90 grados con la cadera, y aplique cinco golpes en la espalda entre los omóplatos. Si la persona sigue sin poder respirar después de quitar la obstrucción, comience la RCP estándar según el grupo de edad de la persona. En tales situaciones es crucial contar con una certificación de RCP, ya que ésta será la clave para responder de forma correcta y garantizar la supervivencia de la persona ante una situación de asfixia.

Consideraciones especiales para víctimas de asfixia

En el caso de infantes, personas con obesidad y mujeres embarazadas, puede no ser sencillo aplicar los empujes abdominales estándar, ya que estos podrían provocar lesiones a la persona o al bebé. En estas circunstancias se requieren modificaciones al proceso anterior.

Modificaciones para infantes y niños pequeños

abdominal-thrustEn el caso de un infante lo más importante es la posición. Siéntese y coloque al infante boca abajo con una mano sobre su pecho. Las piernas con dirección a los codos. Invierta ligeramente al bebé hacia donde la cabeza está más baja que el torso. Dé cinco golpes firmes a la mitad de la espalda con el talón de la mano. No utilice toda la mano, ya que podría causar una lesión involuntaria.

Tome al infante, y gírelo hacia arriba de su antebrazo. Use los dedos para presionar cinco veces aproximadamente 4 centímetros hacia abajo del centro del esternón. Estas compresiones son iguales a las compresiones torácicas para bebés. Sin embargo, si el infante pierde la conciencia, la proporción es menor hasta convertirse en la proporción estándar.

Repita los golpes de espalda y los empujes en el pecho hasta que salga el objeto. Si el infante no está respirando, comience la RCP estándar para infantes.

Modificaciones para personas obesas y mujeres embarazadas

En el caso de personas obesas o embarazadas, coloque su puño y manos más arriba que en la posición mencionada al inicio. Esto situará sus manos en la base del esternón, sin arriesgar lesionar la apófisis xifoides o al bebé. Dicha medida también es útil para personas obesas, ya que elevar el punto de contacto facilita que una persona con brazos pequeños pueda realizar empujes abdominales a una persona más grande.

Diferencias principales por grupo de edad

En niños mayores de un año se debe doblar las rodillas para posicionar su cuerpo como si se tratara de una persona pequeña.

baby-choking-1Para ancianos y personas con enfermedades óseas, verifique la posición de las manos antes de administrar los empujes abdominales. Como medida adicional en caso de atender a ancianos, averigüe si la persona tiene una orden de no resucitar; no obstante, siempre hay que actuar con cautela y brindar apoyo para salvar vidas en tanto no se verifique la existencia de ésta.

En adultos, la pérdida de conciencia que resulte en una falta de pulso requerirá RCP y contactar a los servicios médicos de emergencia o activar el “código azul” inmediatamente. Lo anterior se debe a la dificultad que representará trasladar a un adulto a otra área para recibir atención cuando se le ha prestado atención de manera individual. En caso de un niño pequeño, llévelo usted al servicio de emergencia.

Nunca coloque los dedos en la garganta a ciegas

Antiguamente, algunas organizaciones recomendaban a los cuidadores insertar los dedos a ciegas en la garganta para intentar remover el objeto de una persona asfixiándose, con independencia de la edad (WebMD). Sin embargo, se ha reemplazado esta idea por prácticas basadas en evidencia, donde sólo se insertarán los dedos si se puede ver el objeto con claridad en la boca de la persona.

Insertar los dedos a ciegas podría empujar el objeto más profundamente hacia las vías respiratorias. Al prestar primeros auxilios en caso de asfixia, mire en la boca de la persona entre las series de empujes abdominales o antes de administrar las respiraciones de rescate.

La importancia de la atención médica después de aplicar RCP y primeros auxilios

Después de haber experimentado una situación de asfixia es fácil asumir que la persona ya se encuentra bien. Sin embargo, en cualquier caso de asfixia, incluso cuando no se perdió la conciencia, podrían existir complicaciones médicas. Por ejemplo, podría haber ocurrido una aspiración, lo que podría ocasionar la acumulación de líquido y bacterias en los pulmones. Por esto, es importante en cualquier situación de asfixia consultar a un profesional de la salud para una evaluación completa. Ésta es la única forma de garantizar la supervivencia más allá de la respuesta inicial.

Consejos para prevenir asfixia en centros de atención

Personas encargadas del cuidado de otras pueden prevenir situaciones de asfixia en infantes, niños, adultos y personas mayores únicamente siguiendo algunos consejos básicos:

  1. Evite dar a niños juguetes pequeños o con partes removibles
    Los juguetes pequeños o con partes removibles son especialmente peligrosos para infantes y bebés. Para los infantes el peligro de asfixia es mayor; y, aunque disminuye a lo largo de la primera infancia, sigue estando presente.
  2. Estar al tanto de cambios en la dieta
    No estar al tanto de cambios en la dieta, por ejemplo, de regular a alterada mecánicamente aumenta el riesgo de asfixia. Estos cambios pueden consistir en dejar alimentos duros y carnes para evitar que la persona dé grandes mordidas. Es importante verificar que la comida que se va a proporcionar coincida con la dieta prescrita; si la persona está en una dieta a base de purés, hay que evitar darle alimentos enteros.
  3. Proporcionar líquidos espesos según lo indicado
    En ancianos y en pacientes con enfermedades graves se receta líquidos espesos para reducir el riesgo de asfixia, pues la consistencia común de los líquidos espesos es de tipo néctar (líquido más espeso que el agua, la miel e incluso más que el puré de manzana). La viscosidad variable de estos puede ayudar a evitar el desvío de líquidos hacia la tráquea.
  4. No alimentar a una persona demasiado a la vez
    Al alimentar a una persona evite dar bocados muy grandes, y nunca trate de darles agua para auxiliar el paso de la comida, ya que esto sólo aumentará el riesgo de asfixia. Tómese su tiempo, y asegúrese de que la persona haya tragado el bolo (término técnico para la comida en la boca una vez masticada) antes de dar otro bocado. Este consejo es más relevante en ambientes donde los pacientes necesitan asistencia de un cuidador para comer. En el caso de los infantes hay que retirar el biberón cada vez que el niño parezca angustiado o que no pueda tragar con suficiente rapidez; en algunos casos es necesario retirar el biberón periódicamente para darle oportunidad al niño de descansar.
  5. Evite distracciones
    Si como cuidador está distraído a la hora de comer, esto podría ocasionar que no noté los signos de asfixia. Evite distracciones como estar en el celular, leer o ver la televisión. En algunos casos puede que no sea posible apagar los televisores u otros medios de comunicación, pero evite ponerles demasiada atención mientras alimenta a otra persona. Concéntrese en ayudar a la persona a su cargo a disfrutar de la comida sin aumentar el riesgo de asfixia.
  6. Esté atento a los cambios en el color de la cara
    Esto es particularmente relevante, ya que cualquier cambio en el tono de la cara, en especial cambio de palidez o cianosis, es una señal de asfixia, y se debe de tratar adecuadamente.
  7. Evite el uso de popotes
    Aunque algunos prefieren su uso, los popotes pueden aumentar el riesgo de asfixia. Evite utilizarlos, y, si tiene que hacerlo, vigile con atención a la persona mientras los usa, sobre todo cuando la bebida pueda contener trozos, como una malteada.
  8. Evite los alimentos difíciles de masticar
    Para que puedan comer porciones del tamaño de un bocado, hay que cortar en pedazos pequeños la carne de res y otros alimentos duros, especialmente para personas que tienen predisposición a asfixiarse y no pueden cortar los alimentos por sí mismos.

Revisar dentadura postiza antes de las comidas
Las personas que utilizan dentadura postiza tienen mayor riesgo de asfixiarse. Antes de cada comida hay que asegurarse de que la dentadura esté colocada de modo correcto con el sellador o gel adhesivo adecuado

Tener una certificación en RCP mejora la capacidad de respuesta ante una situación de asfixia

El riesgo de asfixia es una posibilidad muy real en cualquier entorno. Por ello, es importante reconocer las señales, así como saber con exactitud cómo responder y qué hacer para prevenir la asfixia cuando sea posible. Certificarse para saber cómo administrar auxilio básico, incluyendo RCP, asegurará que pueda proporcionar el cuidado adecuado a víctimas de asfixia tanto conscientes como inconscientes. ¿Tiene otro consejo para prevenir la asfixia? Participe en el diálogo, y, de considerarlo útil, comparta este artículo en redes sociales.

About Mackenzie

Mackenzie is a lover of world travel, photography, design, style and Chinese cooking. She is passionate about working towards a purpose, recently graduated from Indiana University with a degree in Media and Marketing, and is currently residing in Manhattan.

Contact Mackenzie at mackenzie.thompson@savealife.com

0
Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *